viernes, 17 de junio de 2016

Tradiciones de San Juan

Llega una de las fiestas más esperadas y mágicas del año. ¿Sabes cuál es su origen?
Es una fiesta que se ha celebrado desde los inicios de la humanidad, pues marca un hecho muy importante: es la noche más corta del año.
Cuando aún no existía tan si quiera luz corriente, los humanos nos guiábamos por la luz solar, y ya entonces descubrieron que la luz del sol perdía intensidad en ciertas épocas del año.
A partir de esas asociaciones y por miedo a permanecer en la oscuridad, se hacían rituales para celebrar que el sol llegaba con más fuerza. Es lo que hoy conocemos como solsticio de verano, cuando cambiamos de estación y se deja atrás el frío.
En la Edad Media y con la fuerza del Cristianismo sobre la sociedad, esta fiesta pagana se convirtió en una festividad religiosa para conmemorar el nacimiento de San Juan Baptista, quien preparó a la humanidad para la llegada de Jesús. A partir de aquí, San Juan se suele celebrar con hogueras y se salta sobre ellas tantas veces como indique la tradición para tener buena suerte.
A parte del fuego, otro elemento muy importante en San Juan es el agua, y por ello en muchos puntos de la geografía española a parte de saltar las hogueras, también hay que saltar unas cuantas olas. 
En la actualidad, hay miles de maneras para celebrarlo. Aquí te dejamos algunas de las más conocidas y los zapatos que más se adaptan a cada una.


En la playa: la tradición valenciana dice que hay que bañarse a medianoche en el mar y saltar siete olas de espaldas para tener buena suerte. Un plan perfecto para reunirse con los amigos alrededor de una hoguera en la playa, con una guitarra y canciones de esas que todos sabemos. Con una sandalia plana y cómoda estarás lista para pasarlo en grande toda la noche… hasta el amanecer.




Discoteca: Para los más fiesteros, la noche de San juan se celebra en una discoteca y muchas aprovechan la ocasión con temas especiales, como la fiesta de blanco, fiesta flúor o con espectáculos originales. El zapato ideal en estas ocasiones ha de ser uno rompedor, que te haga pisar fuerte diciendo “aquí estoy yo”, que te haga sentir dispuesta a comerte la noche”.




Familiar: Sin duda, uno de los rituales más aclamados en esta fiesta son los petardos y fuegos artificiales. Encender la mecha y salir corriendo para contemplar las luces o el “boom” que salen de ellos es todo un espectáculo para los pequeños de la casa, siempre acompañados de los más mayores. ¿A quién le gustará más?

Pero hay que tener cuidado con los pies, no vaya a ser que nos salte una chispa cerca. Por eso, es mejor llevar un zapato cerrado pero a la vez fresco, y qué mejor que estas deportivas que pegan con todo.  



Ciutadella Menorca: En la ciudad menorquina de Ciutadella la fiesta de San Juan es muy especial, pues coincide con el patrón de la ciudad. Pero los verdaderos protagonistas de la festividad son los caballos, que saltan entre la multitud de la gente como les guían los caixers o jinetes. Un verdadero espectáculo para disfrutar en una isla mágica. ¡Ah! Y si te acercas por ahí, no olvides pedir pomada, una mezcla de gin con limonada típica de Menorca.


Fiesta del agua y el jamón: En Granada, la fiesta de San Juan se pasa por agua, y no porque llueva, sino porque se celebra una fiesta del agua. En la media noche de San Juan, los vecinos de la localidad y todo aquel que se anime, recorre un kilómetro mientras se van mojando unos a otros con cubos, pistolas de agua o cualquier cosa que encuentren a su paso. Un plan refrescante para grandes y pequeños que luego acaba con un buen plato de jamón. Para ello, el calzado ha de poder mojarse y que a la vez quede sujeto al pie para que no se escape…



Y tú, ¿cómo y dónde celebrarás San Juan?